El Día de Mudanza

Ahórrate un dolor de cabeza y programa tu mudanza con profesionales

El día de mudanza es obligatoriamente un proceso de disciplina y planeación, mientras menos planeación le dediquemos  más costoso, difícil y aparatoso será la experiencia.

Las improvisaciones pueden acarrear graves inconvenientes a la hora de mudarnos.

Una vez tomada la decisión de mudarnos debemos considerar los siguientes aspectos, que parecen obvios, pero no lo son en realidad.

Escoja el día de Mudanza más adecuado

  • Revise el pronóstico del tiempo para el lugar de origen, como para el lugar de llegada.  Considere las temperaturas, las horas de luz, calcule la hora de llegada, los días lluviosos o de sol inclemente.  Siempre es aconsejable no realizar la mudanza de noche (carga y descarga).  en función de lo anterior escoja el día más propicio.
  • Evita los días festivos. Los mejores días para una mudanza serán aquellos en los cuales todos los servicios sean accesibles, esto implica: oficinas públicas donde se puedan presentar reparos, denuncias u otros imprevistos.  De igual manera, siempre tranquiliza saber que se pueden cambiar y/o comprar repuestos para el vehículo de mudanzas o subsanar cualquier dificultad.

Considera aspectos administrativos

  • En el caso de viajar con la mudanza asegúrese de contar con los permisos de las autoridades correspondientes cumpliendo con todos los requisitos exigidos en el lugar de origen y en el lugar de llegada.
  • Chequee que los papeles del vehículo de mudanza se encuentren en regla.
  • Cheque que los documentos del conductor se encuentren en regla.
  • Asegúrese de tener una copia de la identificación del conductor si el transporte no pertenece a una empresa.  Y aunque el transporte cuente con la identificación de una empresa, anote su número de placa y marca, color y cualquier dato que sirva para identificarlo.

Seleccione todo para el día de mudanza

  • Considerando los espacios y su disponibilidad en la nueva casa o local. Escoja que cosas serán trasladadas, sean estas grandes o pequeñas.
  • Elabore una lista de las cosas de la mudanza, trate de agruparlas por tamaño, por ambiente o por fragilidad.
  • Identifique las cajas adecuadamente para no perder tiempo al acomodarlas en el cajón
  • Asegúrese de previamente hacer limpieza de los artículos que no son indispensables o que ya no desea usar, vendiendo o regalando lo que no vale la pena trasladar.
  • Envuelva los muebles y enceres grandes con plástico para evitar su deterioro.
  • Embale las cajas con cinta adhesiva para reforzarlas y evitar accidentes que retrasen el tiempo.
  • Ármese con un equipo de colaboradores que estén en perfecta sintonía con la estrategia que se va a asumir para hacer el traslado de la mejor manera.
  • Considere aspectos logísticos como la hidratación y la alimentación durante el proceso.
  • Si tiene hijos pequeños, lo más recomendable es que alguien le ayude a cuidarlos mientras realizan el procedimiento. Tome en cuenta explicarles previamente todo lo que se va a realizar y por qué.

 

Cambiar de espacios siempre es un proceso que nos invita a cerrar ciclos, en ocasiones ¡nos invade la nostalgia!. Mientras más práctico y sencillo sea todo, menos frustraciones experimentará y más cómodo será el proceso de adaptación.

Recuerde en todo momento establecer un plan y aliarse con profesionales con experiencia que le ahorren dolores de cabeza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×

Powered by WhatsApp Chat

×